Si ya has tratado en tu blog el tema de cualquiera de los artículos que lees aquí, te animo a dejar en la sección de comentarios un enlace o URL que nos lleve hacia él, siempre y cuando no sea para hacer proselitismo de la superstición en cualquiera de sus variantes. Todos ganamos con el intercambio fomentando la discusión racional.

No hay nadie más ignorante e inútil que aquel, que de rodillas y con los ojos cerrados busca una respuesta.


PARA SU INFORMACIÓN: Los ateos no creemos en ninguno de los 2.700 dioses que ha inventado la humanidad, ni tampoco en el diablo, karma, aura, espíritus, alma, fantasmas, apariciones, Espíritu Santo, infierno, cielo, purgatorio, la virgen María, unicornios, duendes, hadas, brujas, vudú, horóscopos, cartomancia, quiromancia, numerología, ni ninguna otra absurdez inventada por ignorantes supersticiosos que no tenga sustento lógico, demostrable, científico ni coherente.

Red Atea

Red de blogs AteosMagufos, Blogs de escepticismo y ciencia

Buscar este blog

Se ha producido un error en este gadget.

19 de mayo de 2017

Pero ¿qué tontería es esa de que los malos y los perversos acabarán en el Infierno por toda la eternidad?



La verdad es que la lógica de la religión deja mucho que desear, cosa nada sorprendente viniendo de las más que deficientes mentes de algunos de los menos dotados intelectualmente miembros de esta especie que tan rimbombante (como muchas veces erróneamente) se autodenomina sapiens.

Y para dejar en evidencia la más que deficiente lógica religiosa no hay nada como la ironía y el humor del siempre más que acertado Jim Jefferies. ¡Que lo disfruten!

3 comentarios:

  1. Es lo que digo siempre!!! Una de las razones por las que decidí finalmente ser ateo, es este pensamiento.
    ¿Por qué vivir amargado pensando en que cualquier pecado te puede llevar al infierno? Seguro el diablo, si existiera, estaría feliz de recibirte, para tener otra aliado para luchar contra dios, si existiera.

    ResponderEliminar
  2. No habría peor infierno que soportar eternamente la estupidez de los creyentes.

    ResponderEliminar