Si ya has tratado en tu blog el tema de cualquiera de los artículos que lees aquí, te animo a dejar en la sección de comentarios un enlace o URL que nos lleve hacia él, siempre y cuando no sea para hacer proselitismo de la superstición en cualquiera de sus variantes. Todos ganamos con el intercambio fomentando la discusión racional.

No hay nadie más ignorante e inútil que aquel, que de rodillas y con los ojos cerrados busca una respuesta.


PARA SU INFORMACIÓN: Los ateos no creemos en ninguno de los 2.700 dioses que ha inventado la humanidad, ni tampoco en el diablo, karma, aura, espíritus, alma, fantasmas, apariciones, Espíritu Santo, infierno, cielo, purgatorio, la virgen María, unicornios, duendes, hadas, brujas, vudú, horóscopos, cartomancia, quiromancia, numerología, ni ninguna otra absurdez inventada por ignorantes supersticiosos que no tenga sustento lógico, demostrable, científico ni coherente.

Red Atea

Red de blogs AteosMagufos, Blogs de escepticismo y ciencia

Buscar este blog

Se ha producido un error en este gadget.

22 de febrero de 2017

Los extraterrestres violadores quedan siempre impunes





La gente del mundo paranormal acaba teniendo pensamientos más que paranormales. Y para muestra el último ejemplo llega del siempre más que lamentable programa televisivo "Cuarto Milenio".


Iker Jiménez y su programa "Cuarto Milenio" son una especie de imán para un desfile de monstruos, con problemas mentales por supuesto, en donde cualquier desequilibrado se siente atraído como  las polillas por la luz. Y el último ejemplo nos llega de un tal Jaime Garrido, un supuesto "experto" en conspiraciones varias que en el fondo no es más otro alucinado más (como lo atestigua su más que delirante página web), sólo que por obra y gracia de la televisión puede difundir a los cuatro vientos todo tipo de estupideces. 

Y la última invención de este particular personajillo ha sido declarar que no sólo los extraterrestres están entre nosotros, sino que parecen estar abonados a la sucia depravación intergaláctica de venir a la Tierra a violar seres humanos, hecho que dice muy poco y nada bueno acerca de la sexualidad y la felicidad de unos seres tan avanzados capaces de viajar por el Cosmos y sin embargo tan desesperados para venir aquí a abusar sexualmente de pobres hortelanos, pastores y demás habitantes de las zonas más deprimidas del mundo rural.

Y para rizar el rizo de la más completa estupidez nuestro "experto" en delitos sexuales estelares comentó en el mayor de los delirios más absurdos que mientras

"Si un hombre viola a una mujer, el hombre es castigado con todo el peso de la ley. ¿Qué ocurre si el violador es un extraterrestre?"

abriendo toda una nueva rama de la Justicia: el Derecho Penal Galáctico. Aunque según su más que versado criterio en la Alta Política Universal (es que este señor lo tiene todo) el resultado es que

"Los gobiernos no crean una legislación para condenarlo porque serían el hazmerreír, es más fácil crear esta gran mentira de no aceptación"

¡No me digan que el tal Jaime Garrido no está como un cencerro! y sin embargo ahí lo tienen, viviendo del cuento gracias a los miles de estúpidos que malgastan sus vidas consumiendo este tipo de telebasura sideral. 


6 comentarios:

  1. "Creo que hay abducciones, yo no las he visto pero conozco gente que ha sido abducida y les creo"... "Están entrando a MANSALVA en las casas privadas, en los campos...". A este hombre le violó el ano el del butano y en su cabeza se ha fraguado un delirio alternativo de como le rompieron el anillo de cuero porque la vergüenza de contar la verdad sería mayúscula. Ahora solo esperemos que esta alucinación no caiga en manos de la iglesia porque ya veo a los curas disfrazados de alien, ya me entienden.

    ResponderEliminar
  2. Los extraterrestrees existen de verdad, y yo puedo demostrarlo con mi caso personal ya que una vez fui abducido por hombrecillos verdes. Todo comenzó cuando estaba conduciendo por una apartada zona rural y de repente apareció un vehículo espacial que emitía destellos rojo y azules. De ese vehículo salieron dos hombrecillos verdes que me obligaron a salir del coche y me llevaron a su planeta en su nave espacial. Allí, en su planeta, me hicieron todo tipo de preguntas y de pruebas, pero no me violaron, aunque he leído testimonios de otros abducidos que decían que los hombrecillos verdes les pegaron. Cuando terminaron, me metieron de nuevo en su nave espacial, me llevaron a la Tierra y me acompañaron hasta la puerta de mi casa. Y tengo pruebas físicas de mi abducción. Ellos, los hombrecillos verdes, me dieron un papel en el que decía que debía presentarme obligatoriamente en una de sus sedes interplanetarias, un planeta llamado "Juzgado", y que de no hacerlo volverían a abducirme y la experiencia sería mucho peor. Tengo que añadir que los hombrecillos verdes que me abdujeron realmente eran verdes, y además tenían bigote, llevaban un casco negro con tres especies de antenas y eran muy patriotas, ya que en su planeta había una inscripción que decía "Todo por la Patria".

    ResponderEliminar
  3. Unknown y Odiseo

    Muchas gracias por vuestros irónicos comentarios, me ha reido a gusto con los dos testimonios.

    Saludos

    ResponderEliminar
  4. Odiseo, eran de la raza 'benemérita' (por aquí les dicen los del betis). La primera vez que visitaron nuestro planeta eran dos, uno se puso un sombrero de 3 picos y el otro al preguntarle que sentía este le respondió: "no lo se, pero me están entrando unas ganas de meterte una ooooossstiaaa...". Desde entonces nos visitan a menudo. Parece que ahora los hay ¡¡hasta sin bigote!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los "grises", la raza más clásica de hombrecillos verdes y que abundaron mucho durante la época de Franco, eran mucho peores. Estos si se abducián ya nadie volvía a saber de ti. Se decía que utilizaban tus huesos como mampostería en un gran monumento en forma de cruz que había en su planeta.

      Eliminar
  5. Yo también fui abducido, en un pueblo del Pirineo hace años. Desde entonces vengo contando mi historia con poco éxito. Es curioso porque hablaban nuestro idioma. No pasé miedo, bueno sí, al principio porque no sabía sus intenciones. Me dijeron algo sobre nuestras costumbres, que venían a estudiarnos o algo así. Todavía los veo algunas noches...

    ResponderEliminar